Ideas creativas para domingos no aburridos.

Me encanta recordar aquellos momentos en los que nada importaba y cualquier cosa nos hacía felices. Me gusta, en esos días que parece que todo se tuerce y nada sale como deseamos, mirar a cualquiera de las cuatro paredes de mi habitación y, encontrar aquellos álbumes de fotos que guardan entre sus páginas los recuerdos de unos días maravillosos. El reloj se detiene, inmersa en sus páginas,  intento atraer de nuevo aquellas emociones que a través de esas fotografías tomadas en el momento adecuado me hacen ser feliz. Un cumpleaños. El primer día de verano.  Los amigos de la infancia. Esas tardes en el parque. Todos esos momentos perfectamente conservados entre sus páginas.

photo album

Conmovida por todos esos recuerdos me paro a pensar, y me doy cuenta de que me faltan recuerdos. Que desde el momento en que nacieron las cámaras digitales, fue el fin de las fotografías a papel. Ya no existe la necesidad de revelar aquellas magnificas fotografías  pausadamente tomadas. Ahora parece que todo lo tenemos en nuestros ordenadores, tablets y redes sociales. Pero nada es lo mismo. Nada se compara al placer de pasar las páginas y poder acariciar las caras o sentir el olor a papel viejo. Tampoco existe ya esa inquietud por ir a recoger las fotos reveladas ni aquella pasión por la fotografía.

Processed with VSCOcam with m5 preset

Me encantaría recuperar esa bonita costumbre de tener los recuerdos a mano para, cualquier día volver a ser seducida por ellos. Aquí os dejo algunas ideas curiosas para recuperar el placer de crear álbumes de fotos.

 -Albumes tradicionales:

Una buena manera de tener las fotos a mano son los tradicionales álbumes de fotos en los que solo tendrás que comprar un bonito álbum y revelar tus imágenes preferidas.

largeee

–  Albumes de fotos digitales:

A pesar de no ser lo mismo que un álbum con fotografías a papel, los álbumes digitales también ofrecen lugar a la creatividad. Mi propuesta son los álbumes de fotos Hofman. Permiten crear tus álbumes, añadir frases, imagines, … Al final requieren más trabajo que un álbum tradicional, pero el resultado es espectacular. ( Aunque tengo que admitir que requieren un poco más de trabajo que los álbumes tracionales…) Con Hofmann solo tienes que descargarte un programa para el ordendar y ponerte a editar las fotos, cambiar las posiciones, y hacer cosas divertidas con ellas.

-Scrapbooking:

Puede que sea la primera vez que escuchas semejante palabra. No te asustes, en ingles viene a querer decir algo como libro de recortes. Todo suena mejor en ingles. Es un cuaderno en el que además de fotos se pueden incluir dibujos, pegatinas, entradas, recuerdos de viajes y todo lo que se te ocurra. Es una manera divertida de superar la tristeza post-viaje/verano/vacaciones.

i love scrap

Lo primero que tienes que hacer es hacer una selección de fotos e imprimirlas. Una idea es usar la aplicación como paper lover. Te permite imprimir las fotos que te gusten de tus redes sociales y luego te las envían a casa en una cajita preciosa! Con estas fotos puedes crear tu cuadernito.

mrwonderful_paperlover-7

Espero que estas pequeñas ideas os hayan animado a guardar vuestros recuerdos en forma de fotografías. Ya me contareis como os ha ido y si os han servido mis ideas!

momentos felices

Anuncios

Aprender a recordar.

No me gusta pensar que las cosas se nos olvidan. Que un día aprendes algo y después de un tiempo te das cuenta de que ya no lo recuerdas. Recordar significa acceder y hacer consciente la información almacenada en la memoria. Muchas veces los fallos en el recuerdo no se deben a la mala memoria o a la poca capacidad para recordar, sino a una mala codificación.

olvid

Cuando nos presentan un material nuevo lo codificamos y procesamos para hacer más fácil su recuerdo. Para una mejor codificación es recomendable hacer conexiones con otros conocimientos, generar nosotros mismos lo que queremos recordar y organizar la información.

Conectar lo que queremos recordar con otra información:

Un método para conectar la información es la visualización. En un estudio (Bower & Winzenz ,1970) pidieron a un grupo de participantes que intentasen recordar una lista de parejas de palabras. La mitad de los participantes utilizó una estrategia de visualización, el resto de participantes simplemente repetían en voz baja o mentalmente las palabras. Los resultados mostraron que las personas que se habían imaginado la relación entre las palabras recordaron mayor número de palabras.

Otra manera muy eficaz de hacer conexiones es el efecto de auto referencia: hacer lo más personal posible el material a recordar. Un estudio realizado por Rogers et al (1977) demostró que conectar lo que queremos estudiar con el ‘yo’ es más efectivo que tratar de relacionar el material con sonidos, imágenes o centrarse en el significado. Además, en otro experimento de Belleza et al. (1992), presentaron una lista de adjetivos y los participantes del estudio recordaron más las palabras con las que más identificados se sentían. Esto se produce porque saber que una palabra está relacionada con nosotros, requiere un nivel y profundidad mayor de procesamiento. El ‘yo’ nos proporciona muchas claves para el recuerdo.

Generar la información que queremos recordar:

Otro consejo para recordar mejor es elaborar el material y procesarlo nosotros mismos. Por ejemplo (Salameka & Graf, 1978) pidieron a la mitad de los participantes de su investigación que eligieran los sinónimos de una lista de opciones, a la otra mitad les pidieron que generasen ellos mismos sinónimos. Los resultados mostraron que el grupo que generó los sinónimos los recordó mejor.

Organizar la información:

Finalmente, para poder recordar mejor, a la hora de estudiar es recomendable organizar la información en categorías, mapas conceptuales  o tener una estructura para poder recordar todo lo queremos recordando con que otra información está relacionado. Por ejemplo, Jenkins y Russel (1952) demostraron que las personas recordamos más palabras de una lista, cuando estas palabras se pueden agrupar en categorías. Saber la categoría a la que pertenece una información nos da claves para recuperar otra información que se encuentra en esa categoría.

En resumen, si quieres aprender, estudiar o memorizar mejor, lo primero es tener una buena base de codificación. La codificación se puede mejorar: organizando la información, conectándola con otra información o auto generando la información.

Falsos recuerdos: recordando peligrosamente.

Lo más aterrador de todo es que, quizá, eso en lo que creemos con tanta fuerza, no necesariamente es la verdad.

La madre de Elizabeth Loftus murió ahogada cuando ella tenía 14 años. 30 años más tarde su tío le ‘’recordó’’ que había sido ella la primera que encontró a su madre ahogada. En un principio ella no lo recordaba, pero debido a la persuasión de su tío, terminó por recordar y hasta recrear la historia. Unos días después el tío le llamó pidiendo disculpas, se había equivocado y había sido una tía suya la que había encontrado a la madre.

Este acontecimiento hizo pensar mucho a Loftus. ¿Podemos crear en nuestra mente recuerdos falsos? ¿Podemos recordar algo que nunca ha sucedido? Esto intentó explicar en su famoso experimento llamado “Perdido en el supermercado”. Loftus pregunta a una serie de personas como fue el día en el que se perdieron de sus padres en el supermercado. Perderse en el supermercado es algo muy común, pero que no a todo el mundo le ha pasado. Las personas  a las que se lo preguntaron, al principio parecieron sorprendidas, pero a medida que Loftus insistía y hacía preguntas, los sujetos acababan por recordar algo que nunca había ocurrido. Los investigadores implantaron recuerdos falsos en los sujetos. Otros experimentos similares se han llevado a cabo, pero con recuerdos mucha más difíciles. Por ejemplo: hicieron creer a personas que de pequeños casi se ahogan en el mar y que el socorrista tuvo que salvarles o que un perro les mordió.

f0d03217031e6adf6806ac964d29462b

Los falsos recuerdos son peligrosos. En muchos juicios la única prueba son recuerdos de las víctimas , recuerdos que quizá sean falsos.  Por ejemplo, Loftus relata el caso de Titus.

Titus era manager de un restaurante, comprometido, a punto de casarse. Un buen día, fue con su novia a un restaurante y a la salida de este, fue arrestado por la policía por tener un coche igual y un aspecto similar a un hombre que había violado a una joven en aquella zona. Sin apenas una palabra, Titus fue arrestado. Al siguiente día enseñaron a la victima varias fotos y ella dijo creer que Titus era el culpable. Varios días después en el juicio, la victima afirmó estar segura de que Titus era el que la había violado varias noches atrás.

Titus fue a la cárcel, perdió la fe en el sistema legal, pero tuvo una idea. Llamó a un periódico y se interesaron en su caso. Le ayudaron a buscar al culpable real y resulta que encontraron a un hombre acusado de más de 50 violaciones que era el culpable del caso.

Titus fue liberado, pero a raíz del estrés sufrido durante esos días, perdió su trabajo, su novia le dejó debido a su agresividad, perdió su dieron y a los 35 años murió de un ataque al corazón relacionado con el estrés.

La psicóloga Elisabeth Loftus se ha centrado en  estudiar la memoria, pero no la memoria en relación a lo que la gente olvida, sino la memoria cuando la gente recuerda cosas que no ocurrieron o cosas que ocurrieron de otra manera. ¿Cómo pasó la victima de creer que el era el culpable a estar segura de que el era el culpable?

Los recuerdos son constructivos. Son como una página de Wikipedia en la que puedes cambiar el curso de las cosas, pero también otros pueden hacerlo.

644e86130372ce3d68843f5b802dc5ed

Otro famoso experimento realizado por Loftus, trató de como las palabras pueden cambiar los recuerdos. A un grupo de personas se les enseñó un video de un accidente de coche. Después se les pidió que recordaran como había sucedido y les preguntaron a qué velocidad iba el coche cuando el accidente ocurrió. La misma pregunta fue formulada de diferentes maneras:

  1. A que velocidad iba el coche cuando chocaron
  2. A que velocidad iba el coche cuando se estrellaron

A las personas en las que la pregunta contenía la palabra estrellarse, respondieron velocidades mayores y además en sus recuerdos introdujeron elementos como: cristales rotos ( que no aparecían en el video real)

c309611e9da71d6af7fab963ec075af8

En un juicio, las personas están bajo estrés y las preguntas del juez pueden distorsionar o contaminar los recuerdos.

He aprendido que por mucha confianza que muestre alguien al contarte algo, por más detalles que te proporcione y por más emoción que ponga, no tienen por qué ser real.