Técnicas de estudio para sacar buenas notas.

Las navidades, a diferencia del tiempo de descanso que es para muchos, para otros es un periodo de estudio y preparación de exámenes. Para todos los que tengáis que organizaros las navidades para estudiar, os he preparado hoy algunos trucos para que cumpláis vuestros objetivos, sin perderos el tiempo de navidad, reuniones familiares, amigos, cenas y demás cositas.

 1. La organización es la base de todo.

Lo primero que tienes que hacer es  organizarte el tiempo. Valorar los días que tienes para estudiar y la cantidad de material que tienes que estudiar.

A mi me gusta hacer un cuadro con los días que tienes. Por detrás del cuadro haz una lista con las cosas que tienes que estudiar.  Sé concreto, no sirve de nada poner: estudiar ética, hay que concretar esto: por ejemplo:

  1. Hacer esquemas de los temas 1, 2, 3, 4, y 5 de ética.
  2. Estudiar los temas 1,2,3,4,5, de ética.
  3. Leer los artículos X, Y , G. Hacer una resumen de los artículos. ..
  4. Hacer un repaso.

Una vez que tenemos todas las cosas que vamos a hacer, haremos una estimación de lo que nos puede llevar cada una de esas tareas.

En el cuadro que has creado con los días señala claramente los días que no vas a hacer nada, como por ejemplo la tarde de noche buena, la mañana de año nuevo etc. Señala también los días que sí que vas a poder hacer cosas y plantearte unos horarios realistas. Deja también tiempo para el descanso y una hora para imprevistos.

IMG_3183

Por ejemplo puedes apuntarte que vas a estudiar por la mañana de  9 a 13 y de 3 a 7. Para una organización de las horas de estudio, pasa al punto 3.

clane
Pincha en la imagen para descargar un planificador.

 2. Fuera distracciones.

Lo más importante a la hora de estudiar es no tener nada que nos distraiga. Muchas veces estamos acostumbrados a estudiar en nuestra habitación. Hay que tener cuidado con esto ya que muchas veces cualquier cosas que haya en la habitación puede ser una distracción. Por ejemplo, imagina que estas estudiando y ves que la habitación está muy desordenada, ves algún papel que te recuerda que tienes que hacer algo o ves el ordenador y tienes ganas de meterte en Facebook o meterte a responder algún correo.

dffds

Recuerda que el tiempo de  estudio es solo de estudio. No sirve de nada ponerte 4 horas un día a estudiar y estar cada dos minutos levantándote a hacer algo diferente. Pierdes tiempo en levantarte y pierdes el hilo de lo que estabas haciendo teniendo que volver a recuperarlo. A veces es mejor estudiar una hora solo, pero estudiar de verdad.

El móvil también es un gran distractor. Recuerda no tenerlo nunca en sonido cuando estés estudiando. También es recomendable no tenerlo a la vista ya que muchas veces solo con mirar al móvil ya nos viene la cabeza por ejemplo aquel mensaje que dijimos que enviaríamos y nunca enviamos.

mobie

3. ¿Cuánto tiempo hay que estudiar?

Hay mucha gente que no es capaz de estar más de 30 minutos delante de un libro. Lo normal es estudiar 55 minutos y hacer descansos. Un método que leí una vez, es la técnica del pomodoro. Lo que necesitas es un reloj de estos de cocina. Se trata de estudiar 4 horas intensivas, en periodos de 55 minutos con 5 minutos de descanso entre ellos. Es decir, te pones 55 minutos de reloj, estudias ese tiempo y luego tienes 5 minutos, para salir de la habitación, ir al baño, comer algo, bajar a la calle. Después sigues, y así hasta completar las 4 fases. Después necesitarás más de 1 hora de descanso.

clock

4. Prémiate.

Siempre es más fácil trabajar y estudiar duro si sabes que después de eso tendrás un premio. Recuerda darte premios solo cuando hayas cumplido tus objetivos. Si te has propuesto leerte un capítulo de tal libro en 1 h y no los conseguido porque has estado distraída no deberías premiarte.

Los premios pueden ser ver una serie , algo de comida, salir por ahí. Los premios son más efectivos si se dan tras haber terminado la actividad. Es decir cuando más junto esté el premio de la actividad mejor, ya que nuestro cerebro aprende a relacionar el trabajo duro con la recompensa.

5. Motívate.

Escribete alguna frase donde puedas leerlas, para recordarte que tienes que centrarte, o que tienes que esforzarte.

En resumen: organízate el calendario y haz una lista  concreta con las tareas que tienes  que hacer. Date descansos y premiate. No pasa nada por que haya días en los que no hagas nada, mientras vayas cumpliendo tus objetivos. Organiza bien tu espacio de trabjado, evitando los objetos que puedan distraerte. Lo optimo es estudiar por periodos de una hora con descansos.

Anuncios

La suerte es una elección

A menudo me pregunto por qué hay gente que tiene tanta suerte, personas a las que siempre todo les sale bien, en cambio, existe otro tipo de personas a las que todo les sale mal. Sin ir más lejos, en nuestro circulo cercano de conocidos podemos encontrar aquellos que afirman tener muy buena suerte (y en efecto, siempre les sucede lo mejor), y por otro  lado, aquellos que se pasan el día lamentándose de su mala suerte. Además, muchas personas tienen amuletos, mantras que nunca olvidan decirse antes de algo importante, talismanes, encantamientos,… y otros métodos de validez discutible que emplean para tener ” buena suerte”. Pero, ¿la buena suerte es cuestión de suerte?

Cada uno crea su suerte.
Cada uno crea su suerte.

Un estudio realizado en el Reino Unido trató de demostrar que la buena suerte es más una elección activa que un proceso de azar. El encargado de la investigación fue el psicólogo Richard Wiseman. Este dividió un grupo de 400 voluntarios en dos grupos: los que se consideraban afortunados y los que no. La tarea que debían realizar todos los participantes era contar el número de anuncios que aparecían en una revista. El tiempo medio que tardaron en contar los anuncios los del grupo de los ”afortunados” fue de apenas unos segundos, frente al tiempo medio de dos minutos que tardaron los del grupo de la mala suerte.

Richard Wiseman
Richard Wiseman

¿Sorprendido? El investigador había introducido en la página dos de la revista la frase: ” DEJA DE CONTAR, HAY 43 ANUNCIOS EN ESTA REVISTA.”  El grupo de la buena suerte afirmó haber visto la frase enseguida y paró de contar. Por otro lado, el grupo de la mala suerte pasó por alto la frase y continuó contando.

Una de las posibles razones por la que las personas del grupo ” mala suerte” no se fijaron en la frase puede ser que este tipo de personas son más ansiosas que las personas que creen tener buena suerte. Las personas menos afortunadas y más ansiosas se pasan el tiempo buscando lo que creen que deben encontrar sin apreciar lo que hay alrededor. Van como con un piloto automático en busca de lo que creen que tienen que encontrar. Esto hace que por el camino  dejen pasar oportunidades de ser más felices y de buena suerte  ya que están demasiado ocupados. Por otro lado, la gente de la “buena suerte” , va por la vida más relajada y concentrados, no solo en lo que han salido a buscar, sino en los imprevisto y las novedades del camino.

no necesitas suerte

En este estudio también se comprobó que las personas con peor suerte no hacían nada por cambiarlo, en cambio las personas con buena suerte hacen cambios conscientes en sus vidas. Por ejemplo, una persona con peor suerte hace todos los días lo mismo, el mismo camino, las mismas tiendas, las mismas personas,… En cambio las personas con buena suerte intentan hacer cambios en sus vidas. A raíz de estos cambios encuentran cosas nuevas y obtienen diferentes y novedosas oportunidades. Así, su suerte cambia.

Puede que estos experimentos te parezcan una tontería para afirmar que cada uno crea su suerte. Pero, párate un momento a pensar en cuantas veces la buena suerte viene por la actitud positiva ante la vida y los cambios que hacemos conscientemete. La suerte se compone de oportunidades y lo que cada uno hace con esas oportunidades. En la vida, para ser feliz, hay que saber buscar esas oportunidades y aprovecharlas.

suerte4

La felicidad que se esconde bajo el árbol de navidad.

Para muchos las Navidades son consideradas como tiempo de consumismo y reuniones familiares interminables y aburridas. Pero cuando la Navidad es la excusa que reúne a los que un día se marcharon de casa, ves las Navidades de otra manera. Para mí, estas fechas me han hecho volver a casa, apreciar el mínimo detalle que antes pasaba desapercibido, encontrar las diferencias y ver como a la vez todo sigue igual, descubrir lo que tú has cambiado, y sobre todo, disfrutar de la familia.

97f4c5021ce1fb12d20ca1ad5e1d280dPor otro lado, respecto al consumismo asociado a las Navidades, me gustaría darle la vuelta y presentarlo desde una perspectiva diferente. No todo es recibir regalos y tirar comida. Por ejemplo, en esta época del año es cuando más alimentos se recogen, cuando las personas están más concienciadas que nunca para dar a los que más lo necesitan. Es tiempo de compartir y a la vez disfrutar haciéndolo. Porque somos más felices cuando hacemos un regalo o una buena acción que cuando es a nosotros a quien nos la hacen.

 

En un estudio, varios investigadores quisieron ver qué hacía más felices a las personas: gastarse el dinero en ellos mismos o en otras personas. En su trabajo, dieron a varias personas 20 euros y otras 5. Les pidieron a varios que utilizasen ese dinero para comprarse algo para ellos, y al resto que compraran algo para otras personas. El dinero fue invertido en una gran variedad de cosas. Al final del día, los investigadores llamaron a cada persona para ver como se sentían y finalmente realizaron el estudio. Su investigación mostró que las personas que habían invertido el dinero en otros, eran más felices que los que se lo habían gastado en ellos mismos. Además, la cantidad de dinero no mostro diferencias en los resultados.  Da igual el dinero que inviertas en los demás, el caso es invertirlo.

Christmas Presents

Las navidades son un época odiada pro muchos, pero quizá el problema es que no saben ver las navidades de la manera correcta.

ff1332f8143539c9d667b4014f99d428