cuentos

El agua de la vida.

A veces, no es malo admitir que uno está perdido y no sabe a donde ir. Es peor hacer creer que tienes idea de a donde vas, cuando en realidad no es así. Aquí os dejo un cuento de los hermanos Grimm .

Hubo una vez un rey que enfermó gravemente. No había nada que le aliviara ni calmara su dolor. Después de mucho deliberar, los sabios decidieron que sólo podría curarle el agua de la vida, tan difícil de encontrar que no se conocía a nadie que lo hubiera logrado. Este rey tenía tres hijos, el mayor de los cuales decidió partir en busca de la exótica medicina. – Sin duda, si logro que mejore, mi padre me premiará generosamente. – Pensaba, pues le importaba más el oro que la salud de su padre.

En su camino encontró a un pequeño hombrecillo que le preguntó su destino. – ¿Qué ha de importarte eso a ti?, ¡Enano! Déjame seguir mi camino. El duende, ofendido por el maleducado príncipe, utilizó sus poderes para desviarle hacia una garganta en las montañas que cada vez se estrechaba más, hasta que ni el caballo pudo dar la vuelta, y allí quedó atrapado. Viendo que su hermano no volvía, el mediano decidió ir en busca de la medicina para su padre: “Toda la recompensa será para mí.”- pensaba ambiciosamente.

No llevaba mucho recorrido, cuando el duende se le apareció preguntando a dónde iba: – ¡Qué te importará a ti! Aparta de mi camino, ¡Enano! El duende se hizo a un lado, no sin antes mal decirle para que acabara en la misma trampa que el mayor, atrapado en un paso de las montañas que cada vez se hizo más estrecho, hasta que caballo y jinete quedaron inmovilizados. Al pasar los días y no tener noticias, el menor de los hijos del rey decidió ir en busca de sus hermanos y el agua milagrosa para sanar a su padre.

Cabalgando, encontró al hombrecillo que también a él le preguntó su destino: – Mi padre está muy enfermo, busco el agua de la vida, que es la única cura para él. – ¿Sabes ya a dónde debes dirigirte para encontrarla? – Volvió a preguntar el enano. – Aún no, ¿me podrías ayudar, duendecillo? – Has resultado ser amable y humilde, y mereces mi favor. Toma esta varilla y estos dos panes y dirígete hacia el castillo encantado. Toca la cancela tres veces con la vara, y arroja un pan a cada una de las dos bestias que intentarán comerte.

– Busca entonces la fuente del agua de la vida tan rápido como puedas, pues si dan las doce, y sigues en el interior del castillo, ya nunca más podrás salir. – Añadió el enanito. A lomos de su caballo, pasados varios días, llegó el príncipe al castillo encantado. Tocó tres veces la cancela con la vara mágica, amansó a las bestias con los panes y llegó a una estancia donde había una preciosa muchacha: – ¡Por fin se ha roto el hechizo! En agradecimiento, me casaré contigo si vuelves dentro de un año.

Contento por el ofrecimiento, el muchacho buscó rápidamente la fuente de la que manaba el agua de la vida. Llenó un frasco con ella y salió del castillo antes de las doce. De vuelta a palacio, se encontró de nuevo con el duende, a quien relató su experiencia y pidió: – Mis hermanos partieron hace tiempo, y no les he vuelto a ver. ¿No sabrías dónde puedo encontrarles? – Están atrapados por la avaricia y el egoísmo, pero tu bondad les hará libres. Vuelve a casa y por el camino los encontrarás. Pero ¡cuídate de ellos!

Tal como había anunciado el duende, el menor encontró a sus dos hermanos antes de llegar al castillo del rey. Los tres fueron a ver a su padre, quien después de to mar el agua de la vida se recuperó por completo. Incluso pareció rejuvenecer. El menor de los hermanos le relató entonces su compromiso con la princesa, y su padre, orgulloso, le dio su más sincera bendición para la boda. Así pues, cerca de la fecha pactada, el menor de los príncipes se dispuso a partir en busca de su amada.

Ésta, esperando ansiosa en el castillo, ordenó extender una carretera de oro, desde su palacio hasta el camino, para dar la bienvenida a su futuro esposo: – Dejad pasar a aquel que venga por el centro de la carretera,- dijo a los guardianes – Cualquier otro será un impostor.- Advirtió. Y marchó a hacer los preparativos. Efectivamente, los dos hermanos mayores, envidiosos, tramaron por separado llegar antes que él y presentarse a la princesa como sus libertadores: – Suplantaré a mi hermano y desposaré a la princesa – Pensaba cada uno de ellos.

El primero en llegar fue el hermano mayor, que al ver la carretera de oro pensó que la estropearía si la pisaba, y dando un rodeo, se presentó a los guardas de la puerta, por la derecha, como el rescatador de la princesa. Mas éstos, obedientes le negaron el paso. El hermano mediano llegó después, pero apartó al caballo de la carretera por miedo a estropearla, y tomó el camino de la izquierda hasta los guardias, que tampoco le dejaron entrar.

Por último llegó el hermano menor, que ni siquiera notó cuando el caballo comenzó a caminar por la carretera de oro, pues iba tan absorto en sus pensamientos sobre la princesa que se podría decir que flotaba. Al llegar a la puerta, le abrieron enseguida, y allí estaba la princesa esperándole con los brazos abiertos, llena de alegría y reconociéndole como su salvador. Los esponsales duraron varios días, y trajeron mucha felicidad a la pareja, que invitó también al padre, que nunca volvió a enfermar.

libros

10 razones para leer Frankenstein

9781435136168_p0_v12_s260x420Nunca he tenido especial interés por la historia de Frankenstein. Un día por casualidad tuve que leerla en clase, y es entonces cuando comprendí del error que había cometido subestimando la gran obra de Mary Shelley. Frankenstein cuenta la historia de Víctor, un joven noble, de familia distinguida, autodidacta, curioso, sabio y con un gran afán por demostrar a su padre la capacidad de hacer algo grande, de ser importante. Estas aspiraciones le llevan a estudiar minuciosamente el principio de la vida y a descubrir como infundir vida a la materia inerte. Guiado por sus pensamientos de éxito y grandeza crea un monstruo. Poco a poco se va dando cuenta del error de su creación. Pero es demasiado tarde, su vida se irá poniendo patas arriba, es una sucesión de acontecimientos que le llevarán a una vida infeliz y llena de culpas y remordimientos.

bdb346e8a01d754139f4b70091dd75ff

10 Razones para leer Frankenstein o el moderno Prometeo.f56f48c3df87ee0f73268377ef9a18d0

  1. Descubrirás que llevas toda la vida llamando Frankenstein al monstruo, cuando en realidad Frankenstein es el apellido de Víctor, el creador del monstruo al que correctamente deberíamos llamar: El monstruo de Frankenstein  (Ya que en ningún momento especifica su nombre)
  2. Porque cuando descubras que el título completo es Frankenstein o el moderno Prometeo, querrás saber de dónde viene eso de En la mitología griega, Prometeo es el Titán, amigo de los mortales,  que roba el fuego de los dioses, para darlo a los hombres y engaña a Zeus, quien posteriormente le castiga. En la obra de Mary Shelley, hace referencia a la osadía de Víctor Frankenstein por hacer o poseer las cosas divinas.
  3. Porque la historia de cómo surge esta obra es también curiosa. Mary Shelley se encontraba el verano de 1816 en la mansión de Villa Diodati, Suiza, con sus amigos (quienes posteriormente se convertirían en autores importantes): Percy Bysshe Shelley (su futuro esposo), John Polidori y Lord Byron. Era un verano frio, lluvisio y aburrido en Suiza y decidieron escribir cada uno un cuento terrorífico. Mary Shelley empezó a escribir lo que en dos años se convertiría en la primera novela de ciencia ficción. Además esta pequeña competición dio a la luz a  El vampiro,  publicada por Polidori, la cual abrió las puertas al género los vampiros y fue de gran inspiración para Bram Stoker en Drácula.
  4. Porque a pesar de ser una obra que refleja la sociedad de principios del siglo XIX, es atemporal. Mary Shelley presenta una crítica a la ambición, la indiferencia por las consecuencias de los actos y los prejuicios y la discriminación por la apariencia y aspecto físico. Temas que actualmente también nos preocupan.
  5. La obra viene en forma de enseñanza. Comienza con la historia de un Walton, un joven ambicioso, impulsivo, impaciente y con ansias de fama. Víctor Frankenstein entra en la vida de Walton por casualidad y, al descubrir el error más grande que puede llegar a cometer guiado por sus impulsos, le cuenta su historia, en forma de enseñanza.13768672_1126812_b
  6. Frankenstein es mucho más que ese cuento de terror que siempre nos han contado. Es una lucha entre el hombre y Dios.
  7. Es interesante ver la evolución del monstruo y como se va haciendo malvado. Desde su creación, un individuo amable, bueno, con acciones buenas, y como la sociedad, mediante su rechazo y la falta de cariño y compañía, le van convirtiendo en un ser repugnante y asesino.
  8. Es un tanto inesperado y te enganchará.
  9. La criatura de Frankenstein que todos nos imaginamos gracias a la popular película de 1931 en la que Boris Karloff hacía de una bestia torpe, violenta, de tez verde, cráneo plano y con dos electrodos por el cuello, contrasta con la imagen descrita en la novela de una criatura de casi dos metros y medio, piel amarillenta ojos acuosos, pelos y labios negros y grandes y dientes blancos. Además, aprende a leer, hablar varios idiomas y reflexiona filosóficamente sobre su condición humana.    Nada que ver con la imagen que tienen muchas personas.
  10. Porque te gustará.

4c9ab4e213960ce2e76ad34d4282cc0d

buenas ideas, libros

Un libro, una película y una banda sonora. Feliz fin de semana.

Una película: Siempre el mismo día (2011)

one one

Se basa en el libro, de mismo nombre, escrito por David Nichols. Presenta un argumento muy peculiar: la relación de dos amigos a lo largo de 20 años que toma como referencia el día que se conocieron: el 15 de Julio de 1988. Dexter y Emma son dos jóvenes que se conocen el día de su graduación  en la Universidad de Edimburgo.  A lo largo de la película se puede observar como la relación de los protagonistas va evolucionando, como crecen y se hacen mayores, como las decisiones que van tomando en la vida los va transformando. Te hace reflexionar, pensar en las cosas que dejamos de hacer y los cambios que producen. A lo largo de la película puedes imaginarte como hubiese sido si los protagonistas hubiesen tomado otros caminos diferentes, para llegar al final al mismo destino. Como las cosas no serían iguales, su relación, el pasado marca nuestro futuro y todo lo que borremos modifica nuestro futuro.

Un buen argumento y un buen escenario: Edimburgo, Londres y París. Sin embargo, creo que el libro es mucho mejor.

siempre el mismo dia

Un libro: Déjame que te cuente (Jorge Bucay)

Tengo un problema con los libros: me gustan demasiados. Empiezo muchos libros que a veces nunca termino. Hace tiempo empecé a leer un libro que no necesitaba leer de continuo, un libro al que podía recurrir de vez en cuando. Un libro de Jorge Bucay: Déjame que te cuente.

Para volar hay que empezar asumiendo riesgos. Si no quieres, lo mejor quizá sea resignarse y seguir caminando para siempre.

En el libro Damián, empujado por su curiosidad e inquietud por saber más de sí mismo, acude a la consulta del psicólogo Jorge.  Jorge es un psicólogo diferente y en cada sesión le contará un cuento relacionado con sus curiosidades y preguntas. Según Bucay, los cuentos ayudan a no olvidar las enseñanzas que este libro intenta transmitirnos. Una colección de cuentos clásicos, modernos o populares transformados para captar la atención del lector y crear una necesidad de pensamiento más allá del cuento. Una vez leídos los cuentos, olvidar su esencia principal resulta casi imposible.

 dejame que te cuente

Una canción:

http://www.youtube.com/watch?v=InmIK7xFFf4

 

 

Crecimiento personal

Aprender a valorarte

Muy a menudo tendemos a buscar fuera de nosotros lo que no podemos encontrar dentro. Lo natural es sacar nuestro mejor potencial de dentro hacía afuera, sólo así conseguiremos nuestra individualidad.

No pretendas que los demás te valoren antes de valorarte primero a ti mismo

Sólo cuando sepas lo valioso que eres podrán los demás valorarte.

Este cuento que encontré en uno de los libros de Jorge Bucay expresa bien esta idea;

Un joven se dirige a un maestro para aprender cómo hacer que los demás le valoren más. El maestro le responde que ahora no puede ayudarle, pero le pide que vaya al mercado a vender un anillo de oro. Pero ante todo le pide que no venda el anillo por menos de una moneda de oro. El chico se acerca al mercado y les ofrece el anillo a comerciantes. Algunos le ofrecen muy poco, otros no le hacían caso y unos pocos incluso se reaían de el. Finalmente, como nadie ofreció más de una moneda de oro, el joven volvió a donde el maestro dando por imposible la misión. Entonces el maestro le dijo que fuera a donde el joyero a preguntar. Pero en cualquier caso no debía vender el anillo en ningún concepto. El joyero le contestó que si pretendía vender el anillo a toda prisa solo podría obtener 50 monedas de oro, pero que si esperaba unos días podría llegar a 100 monedas. Cuando el chico llegó a donde el maestro quiso saber la razón de esa gran diferencia entre los comerciantes y el joyero. El maestro le contó que las personas somos como las joyas. Somos valiosas, pero vamos por el mercado de la vida pretendiendo que personas inexpertas nos valoren .

Una vez que nosotros sepamos lo que valemos podremos no llegar a vendernos por menos, saber cuando nos están infravalorando. Un buen método para aprender a valorarnos es coger una hoja de papel y escribir todos los logros que hemos tenido en los últimos 5 años. Todas esas cosas que creímos que nunca conseguiríamos o todo por lo que luchamos y finalmente dio sus frutos. Así tendremos en mente lo que hemos podido llegar a conseguir.