Fantasmas en el cerebro: Síndrome de Capgras.

Un día me desperté y me di cuenta que mi marido había sido sustituido por un impostor, exactamente igual que él. Fui corriendo a casa de mi hermana y no quise salir nunca de ahí. – Mujer 53 años, síndrome de Capgras.

You are

Uno de los trastornos mentales más curiosos  de los que he leído, ha sido el  síndrome de Capgras. Se trata de la incapacidad de reconocer familiares pensando que han sido sustituidos por un  impostor, idéntico a esa persona.

Este trastorno fue descubierto en 1923 por Jean Marie Joseph Capgras, psiquiatra francés, quien describió el caso de una mujer de 53 años, incapaz de reconocer a su marido. Capgras llamó al síndrome l’illusion des sosies (ilusión de los dobles).  A pesar de que la paciente era incapaz de reconocer a su marido, podía reconocer perfectamente a otros de sus familiares.

cara

Este trastorno puede estar presente en demencias, esquizofrenia, traumatismos, etc. Se cree que la causa es una desconexión entre el sistema mental ,que empleamos para reconocer visualmente a las personas, y la memoria afectiva, la memoria de las emociones relacionas con esas personas.

51e1cbbad68358409f707b52ceaa9c6e

En síndrome de Capgras en la literatura:

  • Los invasores de cuerpos (The Body Snatcher). Novela de ciencia ficción escrita por Jack Finney en 1955. Cuenta como una ciudad de California es invadida por semillas que vienen del espacio. Estas semillas sustituyen a la gente mientras duerme, creando duplicados perfectos, mientras convierten a sus victimas humanas en polvo. Estos duplicados solo viven 5 años y no pueden reproducirse sexualmente, por lo tanto la tierra se podría convertir en un planeta muerto.

invasion

  • El eco de la memoria (The echo maker). Novela  de ciencia ficción escrita en 2006 por Richard Powers.  Mark, el protagonista de la historia, sufre un accidente mientras conducía por Nebraska. Cuando su hermana acude al hospital a visitarle, debido al traumatismo sufrido en la cabeza, Mark, no es capaz de reconocer a su hermana, y además, piensa que esta ha sido sustituida por otra igual.echo maker
  • Perturbaciones atmosféricas (Atmospheric disturbances). Ultima y única novela publicada en 2008 por la canadiense Rivka Galchen. Cuenta la historia de un psiquiatra que despierta un día creyendo que su mujer ha sido reemplazada, entonces comienza un viaje en su búsqueda.

 Atmospheric

El síndrome de Capgras también ha sido el protagonista en  capítulos de varias conocidas de series como Mentes criminales ( temporada 7, episodio 3), en la serie Perception  ( temporada 2,  episodio 2, Alienation) o Scrubs (temporada 8, episodio 13)

Anuncios

Técnicas de estudio para sacar buenas notas.

Las navidades, a diferencia del tiempo de descanso que es para muchos, para otros es un periodo de estudio y preparación de exámenes. Para todos los que tengáis que organizaros las navidades para estudiar, os he preparado hoy algunos trucos para que cumpláis vuestros objetivos, sin perderos el tiempo de navidad, reuniones familiares, amigos, cenas y demás cositas.

 1. La organización es la base de todo.

Lo primero que tienes que hacer es  organizarte el tiempo. Valorar los días que tienes para estudiar y la cantidad de material que tienes que estudiar.

A mi me gusta hacer un cuadro con los días que tienes. Por detrás del cuadro haz una lista con las cosas que tienes que estudiar.  Sé concreto, no sirve de nada poner: estudiar ética, hay que concretar esto: por ejemplo:

  1. Hacer esquemas de los temas 1, 2, 3, 4, y 5 de ética.
  2. Estudiar los temas 1,2,3,4,5, de ética.
  3. Leer los artículos X, Y , G. Hacer una resumen de los artículos. ..
  4. Hacer un repaso.

Una vez que tenemos todas las cosas que vamos a hacer, haremos una estimación de lo que nos puede llevar cada una de esas tareas.

En el cuadro que has creado con los días señala claramente los días que no vas a hacer nada, como por ejemplo la tarde de noche buena, la mañana de año nuevo etc. Señala también los días que sí que vas a poder hacer cosas y plantearte unos horarios realistas. Deja también tiempo para el descanso y una hora para imprevistos.

IMG_3183

Por ejemplo puedes apuntarte que vas a estudiar por la mañana de  9 a 13 y de 3 a 7. Para una organización de las horas de estudio, pasa al punto 3.

clane
Pincha en la imagen para descargar un planificador.

 2. Fuera distracciones.

Lo más importante a la hora de estudiar es no tener nada que nos distraiga. Muchas veces estamos acostumbrados a estudiar en nuestra habitación. Hay que tener cuidado con esto ya que muchas veces cualquier cosas que haya en la habitación puede ser una distracción. Por ejemplo, imagina que estas estudiando y ves que la habitación está muy desordenada, ves algún papel que te recuerda que tienes que hacer algo o ves el ordenador y tienes ganas de meterte en Facebook o meterte a responder algún correo.

dffds

Recuerda que el tiempo de  estudio es solo de estudio. No sirve de nada ponerte 4 horas un día a estudiar y estar cada dos minutos levantándote a hacer algo diferente. Pierdes tiempo en levantarte y pierdes el hilo de lo que estabas haciendo teniendo que volver a recuperarlo. A veces es mejor estudiar una hora solo, pero estudiar de verdad.

El móvil también es un gran distractor. Recuerda no tenerlo nunca en sonido cuando estés estudiando. También es recomendable no tenerlo a la vista ya que muchas veces solo con mirar al móvil ya nos viene la cabeza por ejemplo aquel mensaje que dijimos que enviaríamos y nunca enviamos.

mobie

3. ¿Cuánto tiempo hay que estudiar?

Hay mucha gente que no es capaz de estar más de 30 minutos delante de un libro. Lo normal es estudiar 55 minutos y hacer descansos. Un método que leí una vez, es la técnica del pomodoro. Lo que necesitas es un reloj de estos de cocina. Se trata de estudiar 4 horas intensivas, en periodos de 55 minutos con 5 minutos de descanso entre ellos. Es decir, te pones 55 minutos de reloj, estudias ese tiempo y luego tienes 5 minutos, para salir de la habitación, ir al baño, comer algo, bajar a la calle. Después sigues, y así hasta completar las 4 fases. Después necesitarás más de 1 hora de descanso.

clock

4. Prémiate.

Siempre es más fácil trabajar y estudiar duro si sabes que después de eso tendrás un premio. Recuerda darte premios solo cuando hayas cumplido tus objetivos. Si te has propuesto leerte un capítulo de tal libro en 1 h y no los conseguido porque has estado distraída no deberías premiarte.

Los premios pueden ser ver una serie , algo de comida, salir por ahí. Los premios son más efectivos si se dan tras haber terminado la actividad. Es decir cuando más junto esté el premio de la actividad mejor, ya que nuestro cerebro aprende a relacionar el trabajo duro con la recompensa.

5. Motívate.

Escribete alguna frase donde puedas leerlas, para recordarte que tienes que centrarte, o que tienes que esforzarte.

En resumen: organízate el calendario y haz una lista  concreta con las tareas que tienes  que hacer. Date descansos y premiate. No pasa nada por que haya días en los que no hagas nada, mientras vayas cumpliendo tus objetivos. Organiza bien tu espacio de trabjado, evitando los objetos que puedan distraerte. Lo optimo es estudiar por periodos de una hora con descansos.

El monstruo que nos come por dentro.

¿Cuántas veces nos ha sucedido que aun teniendo todas las capacidades para hacer algo bien, nos hemos puesto nerviosos y hemos terminado por hacerlo todo del revés? ¿A quién no le ha pasado  llevar semanas preparando un examen, una charla o cualquier otra actividad, tenerlo todo perfecto, pero en el último momento la ansiedad, inquietud, nervios, nos traicionan?

Ante una situación nueva o desconocido, algo que percibimos como incontrolable, siempre existe esa sensación de nervios, inquietud,…

¿saldrá todo bien? ¿Me harán muchas preguntas que no podré responder? ¿Serán muy duros conmigo? ¿Sabré hacerlo bien? ¿No pasará nada malo?

Que nos surjan este tipo de dudas frente a una situación nueva, o diferente, es normal. La diferencia entre las personas que superan exitosamente esas situaciones y las que no, es muy sencilla: saber ignorar estos pensamientos automáticos.

Esta sensación de nervios, ansiedad es como un monstruo que vive dentro de nosotros y se alimenta de adrenalina. Cuando nos encontramos ante un peligro (puede ser real o imaginado), nuestro cuerpo genera adrenalina. Esta es una reacción normal y adaptativa, hace millones de años esta adrenalina es la que nos ayudaría a huir y salir corriendo de los lobos. Esta adrenalina despierta al monstruo que teníamos dormido dentro de nosotros.  Entonces, nos damos cuenta de que tenemos el monstruo dentro (la ansiedad). Mientras el monstruo digiere la adrenalina puede vivir y se hará fuerte.

Cuando ya no hay más peligros y el cuerpo deja de generar adrenalina, el monstruo se queda dormido e hiberna, pues no tiene con que alimentarse. El problema es cuando es el propio monstruo el que nos da miedo. Entonces generamos adrenalina para luchar contra el monstruo e intentar expulsarlo de nosotros. Lo que sucede es que cuanto más intentamos luchar contra él, más adrenalina generamos, lo que hace que el monstruo se alimente más y se haga cada vez más potente. El monstruo nos dice que se va a comer nuestro cerebro, que va dañarnos el corazón, nos va a paralizar para siempre.

Pero, si aceptamos al monstruo en nuestro organismo, somos capaces de observarlo detenidamente y ver que ni nos va a paralizar, ni nos va a dañar el corazón ni nada. Si dejamos de darle importancia, de verlo como algo más, dejaremos de darle alimento y el monstruo morirá de inanición.

Se trata de intentar habituarnos a las situaciones nuevas, a dejar que las cosas pasen, a observar sin reaccionar, de esta manera, la sensación de nervios y de ansiedad desaparecerán por completo. Dejar que nuestros pensamientos automáticos no nos afecten, dejar de identificarnos con ellos. Porque tú no eres tus pensamientos. Dejar a nuestra voz interior hablar, pero sabiendo nosotros no somos ella, que ella no tiene capacidad para controlar nuestros movimientos.

Jamás entres en una discusión con el monstruo. No  trates de contestarle porqué haciéndole caso y prestándose atención, estás dándole de comer, haciéndolo más grande, y dejando que se quede más tiempo dentro de ti.

El cerebro de los taxistas de Londres

Normalmente tendemos a pensar que nuestro cerebro es fijo y que tras vivir nuestros primeros años aprendiendo, llega una edad en la que el cerebro completamente desarrollado , deja de crecer. Algunos incluso sitúan esta edad en los 21 años.  En contradicción a esto, la ciencia ha demostrado que el cerebro cambia a cualquier edad, y que existe lo que llamamos la plasticidad cerebral.

En un famoso estudio de 2000, Eleanor Maguire hizo una serie de escáneres cerebrales a los taxistas de Londres. Quería ver el tamaño de un área cerebral llamada hipocampo y determinar si éste varía con la practica. El hipocampo está relacionado con funciones de memoria y de navegación en el espacio. Eleanor descubrió que, como un musculo cuando se ejercita, el hipocampo aumentaba su tamaño en los taxistas tras haber tenido que memorizar muchos recorridos y aprender a situarse en el espacio.

El cerebro cambia constantemente por efecto del entrenamiento y la experiencia y la plasticidad continua toda la vida. Nunca es tarde para aprender.

taxi