Consejos para mejorar tus presentaciones.

Es raro asistir a una presentación, una clase o una charla en la que el interlocutor no se ayude de una presentación power point, prezi o similares. A pesar de que es una herramienta muy utilizada, nunca nadie nos ha enseñado cómo hacer que estas sean atractivas, o que capten mejor la atención.

0dcb921a365c5de1113719c9cdcbde47

Todas estas dudas me surgieron a mi hace poco, cuando, cansada de ver presentaciones con un fondo azul y letras amarillas, empecé a plantearme que aunque me pareciese una combinación de colores un tanto extraña y no me considerase que fuera lo más bonito del mundo (gustos personales aparte), debía de haber una razón lógica para que fuera la combinación de colores elegida por muchos expertos en el tema.

recomendaciones-para-elaborar-una-presentacin-2-2-728

Efectivamente, cuando empecé a buscar información acerca del tema, diversos autores como por ejemplo Roberto Rosler (Docente de fisiología de la Universidad Abierta InterAmericana y autor de diversos libros sobre neurología), recomiendan no utilizar fondos claros ya que cansan la retina del público asistente. Además, utilizar letras oscuras hace que estas no se vean (fondo rojo con letras negras). Por eso Rosler recomienda: fondo azul oscuro, título en amarillo y texto en blanco. Además, teniendo en cuenta que un 25% de la población masculina sufre daltonismo es recomendable no emplear la combinación rojo-verde.

Además de este pequeño consejo acerca de los colores, Rosler en su artículo recomienda lo siguiente para hacer una buena presentación:

  1. Mantenerlo simple.
  2. Usar imágenes como símbolos de los conceptos que desea explicar.
  3. Cuidado con la belleza de lo inútil.
  4. La mayoría del auditorio estará compuesto por criaturas visuales.
  5. Lo que nunca debes hacer:
    1. Leer las diapositivas.
    2. Usar fuentes con serif (estas son las fuentes con curcas, como Times new Roman, ya que son más difíciles y lentas de leer).
    3. Usar laser.
    4. Apagar la luz.
    5. Utilizar letras oscuras
    6. Elegir fondos claros.
    7. Escribir todas las palabras en mayúscula

Aquí podéis descargaros el  artículo original de donde lo saqué.: como hacer un buen powerpoint.

Anuncios

Aprender a recordar.

No me gusta pensar que las cosas se nos olvidan. Que un día aprendes algo y después de un tiempo te das cuenta de que ya no lo recuerdas. Recordar significa acceder y hacer consciente la información almacenada en la memoria. Muchas veces los fallos en el recuerdo no se deben a la mala memoria o a la poca capacidad para recordar, sino a una mala codificación.

olvid

Cuando nos presentan un material nuevo lo codificamos y procesamos para hacer más fácil su recuerdo. Para una mejor codificación es recomendable hacer conexiones con otros conocimientos, generar nosotros mismos lo que queremos recordar y organizar la información.

Conectar lo que queremos recordar con otra información:

Un método para conectar la información es la visualización. En un estudio (Bower & Winzenz ,1970) pidieron a un grupo de participantes que intentasen recordar una lista de parejas de palabras. La mitad de los participantes utilizó una estrategia de visualización, el resto de participantes simplemente repetían en voz baja o mentalmente las palabras. Los resultados mostraron que las personas que se habían imaginado la relación entre las palabras recordaron mayor número de palabras.

Otra manera muy eficaz de hacer conexiones es el efecto de auto referencia: hacer lo más personal posible el material a recordar. Un estudio realizado por Rogers et al (1977) demostró que conectar lo que queremos estudiar con el ‘yo’ es más efectivo que tratar de relacionar el material con sonidos, imágenes o centrarse en el significado. Además, en otro experimento de Belleza et al. (1992), presentaron una lista de adjetivos y los participantes del estudio recordaron más las palabras con las que más identificados se sentían. Esto se produce porque saber que una palabra está relacionada con nosotros, requiere un nivel y profundidad mayor de procesamiento. El ‘yo’ nos proporciona muchas claves para el recuerdo.

Generar la información que queremos recordar:

Otro consejo para recordar mejor es elaborar el material y procesarlo nosotros mismos. Por ejemplo (Salameka & Graf, 1978) pidieron a la mitad de los participantes de su investigación que eligieran los sinónimos de una lista de opciones, a la otra mitad les pidieron que generasen ellos mismos sinónimos. Los resultados mostraron que el grupo que generó los sinónimos los recordó mejor.

Organizar la información:

Finalmente, para poder recordar mejor, a la hora de estudiar es recomendable organizar la información en categorías, mapas conceptuales  o tener una estructura para poder recordar todo lo queremos recordando con que otra información está relacionado. Por ejemplo, Jenkins y Russel (1952) demostraron que las personas recordamos más palabras de una lista, cuando estas palabras se pueden agrupar en categorías. Saber la categoría a la que pertenece una información nos da claves para recuperar otra información que se encuentra en esa categoría.

En resumen, si quieres aprender, estudiar o memorizar mejor, lo primero es tener una buena base de codificación. La codificación se puede mejorar: organizando la información, conectándola con otra información o auto generando la información.

Premios y libros.

Está bien, recuerdo aquellos veranos cuando era pequeña y mis padres me dejaban salir a jugar o ir a la piscina una vez había terminado los deberes. Me sentía feliz e intentaba terminar mis tareas lo más rápido posible. También me gustaba terminar los deberes y ponerme a leer mis libros favoritos, sus aventuras, sus historias,… No entendía como la gente odiaba leer, y tenía que ser premiada para hacerlo. … Pero, ¿qué hubiese pasado si mis padres me hubiesen premiado cada vez que leía un libro como cuando premiaban el hacer mis deberes? Lo más probable es que ahora no me gustase leer.

La lectura es el viaje de los que no pueden tomar el tren.

love books

Es muy fácil premiar a alguien para que continúe con esa actividad en el futuro. Pero antes de premiar a un niño tenemos que diferenciar dos tipos de conductas: las que a los niños les gustan y a las que no. Si a un niño no le gusta leer o hacer los deberes será útil y efectivo premiarle.  El niño justificará  externamente que hace sus deberes por el premio, pero aun así los hará. Pero si al niño ya de entrada le gusta leer y lo hace porque recibe una satisfacción interna y le premiamos, terminará por leer para conseguir un premio y hará una interpretación externa de ello: yo leo porque mis padres van a dejarme jugar después.




vhildre

Tenemos que aprender a premiar las conductas que inicialmente no presentan una satisfacción interna. Esto es especialmente peligroso en los  colegios. Muchas veces, los profesores dan por hecho que sus alumnos no les gustan leer y premian a toda la clase para ello.  Esto hace que a los niños que les gustaba leer ahora solo lo hagan por el premio y no porque les apetece realmente leer.

tea