Ideas Navideñas.

Cuando queríamos ser mayores…

Aveces me asusta pensar en lo rápido que pasa el tiempo. Me gustaría poder congelar momentos dentro de una bola de cristal, para poder recuperarlos siempre que quiera, como esas bolas que siempre podemos encontrar en Navidad.

ball

Una de las cosas que me hace darme cuenta de lo rápido que pasa el tiempo es ver alos niños crecer.  Y lo que más pena me da es cuando descubren el secreto de la Navidad. Es día te haces mayor, sabes que estás un poquito más cerca de ser MAYOR. Porque cuando eres pequeño eso es lo que quieres: ser MAYOR. Y a veces descubrir el significado de la Navidad te hace sentir mayor…

large

Pero ahora, una vez que has crecido y eres mayor (eso es lo que creo al menos, a pesar de que el día de mi 21 cumpleaños creyeron que tenía 14 años… Algún día cuando tenga 50 me alegraré por ello). Lo que iba a contaros es que una vez que eres mayor, darías todo por volver a ser pequeño y hubieses dado todos tus juguetes preferidos por que tu madre te hubiese engañado así:

Todos lo hemos vivido: un día, cada vez más pronto que tarde,  llega el enteradillo de la clase y te lo espeta así, sin miramientos. Tus padres te han estado tomando el pelo. Y tú eres un pringado por no darte cuenta. Es el primer gran triunfo del escepticismo contra lo que jamás cuestionamos, contra la palabra de papá, que va siempre a misa. No hay mayor molestia que la de sentirse engañado por quien tú más quieres. Te falla tu fuente más fiable, y ese día no se olvida jamás. Todos hemos vuelto a casa formulado la pregunta con terror a la posible respuesta:

–          Mamá, ¿los reyes sois los padres?

Lo que en idioma adulto significa:

–          Madre. ¿serás capaz de engañar a tu propio hijo? ¿eh?

Si mi madre hubiera contestado la verdad, el escéptico la habría ganado… para siempre. Sin embargo, lo que hizo fue ganarle la batalla con sus propias armas. Escepticismo contra escepticismo. Si yo me mostraba más dispuesto a creerme al más escéptico, ella se subiría a ese pódium. Su respuesta fue bien clara: sin pestañear y casi sin meditarlo ni un segundo, contestón:

–          Eso es lo que le dicen a los niños malos los papás que ven que los Reyes no les han traído nada. Como quieren que sus hijos sigan recibiendo regalos, los papas se ven obligados a suplantar a los Reyes Magos. Y para no confiarles que los auténticos Reyes Magos no les han traído nada, les mienten y les dicen que no existen.

Bingo. A partir de ese día, a cada enteradillo nuevo que me venía con el cuento de los padres, yo no podía hacer otra cosa que mirármelo con displicencia y compasión, como pensando: “si tú supieras”, y eso sí, mi madre siguió ostentando el título de fuete más fiable de mi vida durante al menos, doce meses más.

(#Annonymics- Risto Mejide. )

large

Cultivando felicidad, Ideas Navideñas.

Buenas ideas para empezar el año.

Todos los años sucede lo mismo. El 1 de enero es la fecha que siempre utilizamos como comienzo de todo. El 1 de enero dejo de fumar. El 1 de enero empiezo en el gimnasio. El 1 de enero … El 1 de enero… Y llega el 31 de diciembre y esas buenas ideas y proyectos se quedan en eso: en ideas y proyectos.

Por si a ti también te apetece empezar algo, aquí te propongo varias ideas para empezar ( y si eres capaz) terminar durante este 2014:

feliz 2014

1. Recordar las cosas buenas del año.

Empieza el 1 de enero. Escribe en un trocito de papel cada día algo bueno que te haya sucedido ese día. Vete metiendo cada día el papelito en un bote. El 31 de enero abre todos los papelitos y recuerda las cosas buenas que ha tenido el año.

Las cosas buenas del año.

2. El calendario de los buenos momentos.

Prepara una cajita con una tarjetita para cada día del año. Cada escribe algo bueno que haya tenido ese día. Es una idea que puede ir de año en año. Cada año escribe en su día correspondiente. Así, dentro de 10 años por ejemplo, puedes recordar cada día las cosas buenas que te sucedieron ese mismo día.

Caja

 

Estas dos ideas me han parecido muy interesantes. Sé que es muy difícil llevarlas a cabo. Pero por lo menos tenerlas en mente…

propositos

Crecimiento personal, Ideas Navideñas.

Instrucciones para la vida.

Pequeño libro de instrucciones para la vida
Pequeño libro de instrucciones para la vida- J. Jackson Brown

H.  Jackson Brown es un escritor estadounidense famoso por el best seller : Life’s Little instruction book. Este libro contiene los consejos que un día le escribió a su hijo el día que se fue a la Universidad lejos de casa.  Además, también escribió el volumen II y III. Sus libros se han traducido a 35 idiomas diferentes y las famosas frases han sido empleadas en calendarios, diarios, tarjetas, incluso en galletas de la fortuna.

La mayoría de nosotros sabe como hacer nuestras vidas más plenas y útiles, pero algunas veces lo olvidamos. Mis pequeños libros son agradables recordatorios de esas cosas simples. Si mis consejos se siguen bien y con amor, pueden cambiar las vidas de las personas. – H. Jackson Brown.

Deja todo un poco mejor de lo que lo encontraste
Deja todo un poco mejor de lo que lo encontraste

 

Estas son algunos de los consejos:

• Cásate con la persona correcta. De ésta decisión dependerá el 90% de tu felicidad o tu miseria.
• Observa el amanecer por lo menos una vez al año.
• Estrecha la mano con firmeza, y mira a la gente de frente a los ojos.
• Ten un buen equipo de música.
• Elige a un socio de la misma manera que elegirías a un compañero de tenis: busca que sea fuerte donde tú eres débil y viceversa.
• Desconfía de los fanfarrones: nadie alardea de lo que le sobra.
• Recuerda los cumpleaños de la gente que te importa.
• Evita a las personas negativas; siempre tienen un problema para cada solución.
• Maneja coches que no sean muy caros, pero date el gusto de tener una buena casa.
• Nunca existe una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión.
• No hagas comentarios sobre el peso de una persona, ni le digas a alguien que está perdiendo el pelo. Ya lo sabe.
• Recuerda que se logra más de las personas por medio del estímulo que del reproche (dile al débil que es fuerte y lo verás hacer fuerza).
• Nunca amenaces si no estás dispuesto a cumplir.
• Muestra respeto extra por las personas que hacen el trabajo más pesado.
• Haz lo que creas que sea correcto, sin importar lo que otros piensen.
• Dale una mano a tu hijo cada vez que tengas la oportunidad. Llegará el momento en que ya no te dejará hacerlo.
• Aprende a mirar a la gente desde sus sandalias y no desde las tuyas.
• Ubica tus pretensiones en el marco de tus posibilidades.
• Recuerda el viejo proverbio: sin deudas, no hay peligros ni problemas.
• No hay nada más difícil que responder a las preguntas de los necios.
• Aprende a compartir con los demás y descubre la alegría de ser útil a tu prójimo. El que no vive para servir, no sirve para vivir.
• Acude a tus compromisos a tiempo. La puntualidad es el respeto por el tiempo ajeno.
• Confía en la gente, pero cierra tu coche con llave.
• Recuerda que el gran amor y el gran desafío incluyen también ‘el gran riesgo’.
• Nunca confundas riqueza con éxito.
• No pierdas nunca el sentido del humor y aprende a reírte de tus propios defectos.
• No esperes que otro sepa lo que quieres si no lo dices.
• Aunque tengas una posición holgada, haz que tus hijos paguen parte de sus estudios.
• Haz dos copias de las fotos que saques y envíalas a las personas que aparezcan en las fotos.
• Trata a tus empleados con el mismo respeto con que tratas a tus clientes.
• No olvides que el silencio es a veces la mejor respuesta.
• No deseches una buena idea porque no te gusta de quien viene.
• Nunca compres un colchón barato: nos pasamos la tercera parte nuestra vida encima de él.
• No confundas confort con felicidad.
• Nunca compres nada eléctrico en una feria artesanal.
• Escucha el doble de lo que hablas (por eso tenemos dos oídos y una sola boca).
• Cuando necesites un consejo profesional, pídelo a profesionales y no a amigos.
• Aprende a distinguir quiénes son tus amigos y quiénes son tus enemigos.
• Nunca envidies: la envidia es el homenaje que la mediocridad le rinde al talento.
• Recuerda que la felicidad no es una meta sino un camino: disfruta mientras lo recorres.
• Si no quieres sentirte frustrado, no te pongas metas imposibles.
• La gente más feliz no necesariamente tiene lo mejor de todo

Consejos para la vida
Consejos para la vida

 

 

Podéis leer todos los consejos aquí: http://es.scribd.com/doc/112762224/Pequeno-libro-de-instrucciones-para-la-vida-H-Jackson-Brown-Jr

 

Ideas navideñas:

Una buena idea para hacer más amenas las reuniones y comidas familiares que reinan estos días, puede ser elegir uno de estos consejos para cada persona y escribirlo y colocarlo en el plato de cada comensal. Puede ser una buena manera de comenzar la cena de nochevieja o la comida de año nuevo.

Nota en la mesa826f5d04ad9a365cff73040bcd4a44a5