Aprender a recordar.


No me gusta pensar que las cosas se nos olvidan. Que un día aprendes algo y después de un tiempo te das cuenta de que ya no lo recuerdas. Recordar significa acceder y hacer consciente la información almacenada en la memoria. Muchas veces los fallos en el recuerdo no se deben a la mala memoria o a la poca capacidad para recordar, sino a una mala codificación.

olvid

Cuando nos presentan un material nuevo lo codificamos y procesamos para hacer más fácil su recuerdo. Para una mejor codificación es recomendable hacer conexiones con otros conocimientos, generar nosotros mismos lo que queremos recordar y organizar la información.

Conectar lo que queremos recordar con otra información:

Un método para conectar la información es la visualización. En un estudio (Bower & Winzenz ,1970) pidieron a un grupo de participantes que intentasen recordar una lista de parejas de palabras. La mitad de los participantes utilizó una estrategia de visualización, el resto de participantes simplemente repetían en voz baja o mentalmente las palabras. Los resultados mostraron que las personas que se habían imaginado la relación entre las palabras recordaron mayor número de palabras.

Otra manera muy eficaz de hacer conexiones es el efecto de auto referencia: hacer lo más personal posible el material a recordar. Un estudio realizado por Rogers et al (1977) demostró que conectar lo que queremos estudiar con el ‘yo’ es más efectivo que tratar de relacionar el material con sonidos, imágenes o centrarse en el significado. Además, en otro experimento de Belleza et al. (1992), presentaron una lista de adjetivos y los participantes del estudio recordaron más las palabras con las que más identificados se sentían. Esto se produce porque saber que una palabra está relacionada con nosotros, requiere un nivel y profundidad mayor de procesamiento. El ‘yo’ nos proporciona muchas claves para el recuerdo.

Generar la información que queremos recordar:

Otro consejo para recordar mejor es elaborar el material y procesarlo nosotros mismos. Por ejemplo (Salameka & Graf, 1978) pidieron a la mitad de los participantes de su investigación que eligieran los sinónimos de una lista de opciones, a la otra mitad les pidieron que generasen ellos mismos sinónimos. Los resultados mostraron que el grupo que generó los sinónimos los recordó mejor.

Organizar la información:

Finalmente, para poder recordar mejor, a la hora de estudiar es recomendable organizar la información en categorías, mapas conceptuales  o tener una estructura para poder recordar todo lo queremos recordando con que otra información está relacionado. Por ejemplo, Jenkins y Russel (1952) demostraron que las personas recordamos más palabras de una lista, cuando estas palabras se pueden agrupar en categorías. Saber la categoría a la que pertenece una información nos da claves para recuperar otra información que se encuentra en esa categoría.

En resumen, si quieres aprender, estudiar o memorizar mejor, lo primero es tener una buena base de codificación. La codificación se puede mejorar: organizando la información, conectándola con otra información o auto generando la información.

Anuncios

4 thoughts on “Aprender a recordar.

Tu opinión me importa: deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s