Premios y libros.


Está bien, recuerdo aquellos veranos cuando era pequeña y mis padres me dejaban salir a jugar o ir a la piscina una vez había terminado los deberes. Me sentía feliz e intentaba terminar mis tareas lo más rápido posible. También me gustaba terminar los deberes y ponerme a leer mis libros favoritos, sus aventuras, sus historias,… No entendía como la gente odiaba leer, y tenía que ser premiada para hacerlo. … Pero, ¿qué hubiese pasado si mis padres me hubiesen premiado cada vez que leía un libro como cuando premiaban el hacer mis deberes? Lo más probable es que ahora no me gustase leer.

La lectura es el viaje de los que no pueden tomar el tren.

love books

Es muy fácil premiar a alguien para que continúe con esa actividad en el futuro. Pero antes de premiar a un niño tenemos que diferenciar dos tipos de conductas: las que a los niños les gustan y a las que no. Si a un niño no le gusta leer o hacer los deberes será útil y efectivo premiarle.  El niño justificará  externamente que hace sus deberes por el premio, pero aun así los hará. Pero si al niño ya de entrada le gusta leer y lo hace porque recibe una satisfacción interna y le premiamos, terminará por leer para conseguir un premio y hará una interpretación externa de ello: yo leo porque mis padres van a dejarme jugar después.




vhildre

Tenemos que aprender a premiar las conductas que inicialmente no presentan una satisfacción interna. Esto es especialmente peligroso en los  colegios. Muchas veces, los profesores dan por hecho que sus alumnos no les gustan leer y premian a toda la clase para ello.  Esto hace que a los niños que les gustaba leer ahora solo lo hagan por el premio y no porque les apetece realmente leer.

tea

 

 

Anuncios

4 thoughts on “Premios y libros.

  1. ¿Es totalmente necesario premiar a un niño para que realice las tareas que no son de su agrado? ¿No sería mejor enseñarle la satisfacción propia que deriva del éxito? Creo que, al premiar continuamente, el niño siempre exigirá una recompensa externa y no conseguirá mantener su motivación por el verdadero beneficio que tiene la conducta. Eso no quita que los padres muestren su alegría y alaben sus méritos.

    Me gusta

    1. Hola Irene! Es cierto que premiar siempre a los niños no es bueno ya que fomentas una motivación extrínseca ( es decir, que hagan las cosas por premios externos). Pero hay veces que es necesario premiar al niño para que empiece a hacer una actividad determinada. Por ejemplo, imagina un niño que nunca ha leído un libro, no sabe lo que es leer, pero ha odio a sus compañeros que es algo aburrido y que no merece la pena. Entonces el niño no se pondrá a leer por decisión propia. Quizá primero necesite una motivación extrinseca (como por ejemplo un premio) , entonces quizá el niño empiece a encontrar una satisfacción interna en leer y lo empiece a hacer porque el quiere.
      Además, cuando hablo de premios, no me refiero solo a premios materiales, sino tambien a la aprobación social. Eso también es premiar al niño (un abrazo, animos, cariño,…)

      Espero haberte convencido Irene ! 😀

      Me gusta

      1. Entiendo tu argumento! Felicidades por tu blog!
        P.D.: exijo un nuevo post interesante sobre Edimburgo! Y espero verte pronto por la green capital! (Ya te habrás dado cuenta de qué Irene soy jajaj)

        Me gusta

      2. ohhhh Graciaaas Irene! 🙂 Si… hay tantos sitios bonitos por ahi ! 🙂 Pondré algun sitio cuco de Edimburgo 😀
        jij me verás a partir del 15 de mayo por allí 😀

        Me gusta

Tu opinión me importa: deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s