Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Generalmente, cuando hablamos del inicio de la psicología, nos vienen a la cabeza nombres como Wiliam James, Wundt, Ebbinghaus o Fechner. Todos ellos hombres. Pero las mujeres han estado presentes en la psicología desde sus inicios en el siglo XIX. El papel de la mujer no ha sido reconocido como debería, infravalorado e invisible.

Imagen

La psicología estaba considerada un terreno de hombres y mujeres como Mary Whitton Calkins, Christine Ladd Franklin y Helen Thompson Woolley , tuvieron que hacerse un hueco en una disciplina que solo aceptaba hombres. Estas mujeres tuvieron que elegir luchar entre la familia y los estudios y esto no ha sido reconocido.

Helen

A finales del sibglo XIX, con el cambio económico y social en América, hubo un crecimiento de la psicología femenina. Las mujeres lucharon por obtener los mismos derechos políticos que los hombres y mejores condiciones de trabajo.

El número de mujeres psicólogas ha ido aumentando con los años:

–          Antes de 1901 20 mujeres obtuvieron su doctorado en psicología

–          Antes de 1920, 62 mujeres

–          Entre 1920-1974: 22% de los doctorados fueron destinados a mujeres

–          En 1974: 31 % de los doctorados fueron a mujeres

–          En 1983: el 56% de doctorados fueron destinados a mujeres.

Generalmente, las mujeres se centraron en áreas tradicionales como psicología del desarrollo. Pero a pesar de una gran feminización del estudio de la psicología, en el área académico, no hubo un cambio, los departamentos de psicología seguían  siendo dirigidos por hombres y las mujeres ocupaban generalmente puestos de media jornada.

Además, en las clases de historia de la psicología, siempre se ha hablado de los hombres, dejando a un lado el papel de las mujeres. Sería interesante que estos cursos se centrasen también en enseñar la psicología desde los ojos de las mujeres.

Pero, hoy en día, las cosas han cambiado. Acudir a una clase de psicología es como acudir a una reunión de chicas. Las aulas están llenas de mujeres y los hombres son especies en extinción.

renuin

Las mujeres han ido ganando un papel cada vez más importante en la psicología. En 2001, el 55% de los miembros de la asociación canadiense de psicología eran mujeres,  50% en la asociación americana de psicología. En Sudáfrica, 68% de todos los psicólogos eran mujeres.

Dentro de la psicología, las áreas en las que se han centrado las mujeres han sido diferentes a las de los hombres, por ejemplo, 73% de los doctorados en psicología clínica, han ido destinados a mujeres, mientras que en psicología cualitativa e investigación, 25% y 28% han sido mujeres las que han obtenido el doctorado respectivamente.

En 1992, los países con más mujeres psicólogas fueron:

–          República Dominicana

–          Polonia

–          Venezuela

–          Argentina

–          Filipinas

En 2004:

–          España

–          Sudáfrica

–          Colombia

–          Israel

Pero, ¿qué está pasando? ¿A qué se debe este aumento de la psicología en el sector femenino?

Skinner y Loew (2007) proponen que el número de hombres en la psicología se ha mantenido estable, que el aumento ha sido entre las mujeres. Pero otros investigadores como Eliasson (1998) proponen que los hombres han dejado de estudiar psicología.  Sydner et al. (2000) sugieren el hecho de que los hombres dejen de estudiar psicología es porque la psicología se ha vuelto una ciencia de mujeres y cuando esto pasa, la carrera pierde estatus. Finalmente, Rosenweig (1994) propone que la feminización de la psicología es una consecuencia de la devaluación de la psicología, no una causa. Se refiere a que primero la psicología ha perdido estatus, y por eso los hombres la han dejado a un lado, y ha sido debido a la huida de los hombres cuando las mujeres han empezado a tomar más parte en la psicología.

A pesar de ello, hay áreas de la psicología que aun atraen el interés de los hombres como por ejemplo: la psicología industrial y la investigación en psicología.

 

Anuncios