Un día le pregunté a la cebra:

” ¿Eres una cebra blanca con rayas negras o una cebra negra con rayas blancas?”

La cebra, mirándome, me preguntó: ” Tú eres un hombre tranquilo con momentos de inquietud? ¿Eres un tipo descuidado de maneras ordenadas o un tipo ordenado de maneras descuidadas? ¿Eres un hombre feliz con momentos tristes o un hombre triste con momentos felices?”

Nunca más le pregunté a la cebra sobre sus rayas.

Shel Silverstein

Imagen

Anuncios