Normalmente no nos paramos a pensar en como pensamos, y, a veces, la clave para entender las cosas que nos suceden reside ahí, en entender como pensamos. ¿qué hacemos con la información que recibimos? ¿Cómo la procesamos? Estamos rodeados de muchísima información, de media cada segundo nos llegan 2 millones de bits de información y solo somos capaces de procesar 130 bits. ¿ Qué hacemos con el resto?

Imagen

Toda la información pasa por unos filtros, con la información que no es relevante lo que hacemos es:

  1. Borrarla: Intenta recordar todas las caras que has visto durante el día de hoy
  2. Distorsionarla: ¿De qué color es el coche que está aparcado al lado del tuyo? (Intentarás adivinarlo, haciendo una aproximación)
  3. Generalizarla : El suelo es plano ( al generalizar y no pararnos a comprobar si el suelo es plano es cuando nos tropezamos)

Con toda esta información hacemos nuestra representación mental del mundo. No hay ninguna representación igual, porque a pesar de que dos personas estén expuestas a los mismos estímulos, cada uno decidirá inconscientemente : borrar, distorsionas y generalizar a su manera.

Dependiendo de nuestras representaciones del mundo , cuando recibimos un estímulo externo, cada persona reacciona de manera diferente, dependiendo de su historia, de sus creencias y estas creencias se pueden cambiar.

Aquí hay una serie de creencias que deberíamos tener en cuenta:

  • Todas las personas somos diferentes y únicas, (deja de juzgar)
  • Todos tenemos recursos ( y si no los tenemos, tenemos la capacidad de conseguirlos, y eso también es un recurso en sí mismo)
  • Las personas hacen lo mejor que pueden con los recursos que disponen (deja de juzgar)
  • Cada persona tiene una representación única del mundo
  • Respeta los modelos del mundo que tienen las demás personas
  • La variedad es necesaria. Respeta las opiniones de los demás.

La locura es hacer lo mismo una y otra vez, esperando obtener resultados diferentes. – Albert Einstein

  • No existe el fracaso, solo feedback, aprendizaje y experiencia.

Cuando dejamos de juzgar a los demás, entendiendo que cada persona vemos la realidad de maneras diferentes y tenemos formas distintas de hacer las cosas, cuando nos abrimos a nuevas posibilidades y escuchemos a los demás sin teñir sus puntos de vista con nuestros prejuicios, entonces dejaremos de juzgarnos a nosotros mismos y aprenderemos a ser más felices.

Aparte poner en practica esas creencias positivas , también es recomendable dar la vuelta a las creencias limitantes:

  • No puedo conseguirlo = Voy a intentar conseguirlo
  • No voy a tener tiempo de hacer todo lo que quiero= Voy a intentar organizarme para tener tiempo de todo
  • Es demasiado difícil= Parece complicado, pero ¿si no lo intento como se que en realidad lo es?

Es curioso cómo cuando somos pequeños, no sabíamos andar, no sabíamos correr, hablar, andar en bici… Y poco a poco aprendimos… ¿ Por qué? Porque no teníamos miedo a fracasar, y la curiosidad era más grande que todo lo demás. La curiosidad por aprender cosas nuevas, nos arrastraba a ponerlas en practica. Por que recuerda, el fracaso es solo experiencia y aprendizaje.

Anuncios