Etiquetas

, , , , ,


Generalmente la gente asume que vivir más años está relacionado con factores genéticos. Pero varios investigadores han descubierto que el 70% de los factores que contribuyen a la longevidad, no son genéticos.

Uno de esos factores son las emociones positivas. En un famoso estudio  llamado el estudio de las monjas, se analizó la presencia de emociones positivas comparada con las negativas. Se analizaron las autobiografías de un grupo de 180 monjas contando el número de emociones positivas que expresaban. El 90% de las que tenían más emociones positivas llegaron a cumplir los 85, mientras que las que tenían menos emociones positivas, solo el 34% llegó. A la edad de 94 llegaron un 54% de las que tenían más emociones positivas y solo un 11% del resto.

En otro estudio, se analizaron las sonrisas de unos jugadores de rugby y llegaron a la conclusión de que las personas que  sonreían más, vivían más.

A pesar de las evidencias sobre la felicidad y longevidad, hay investigadores que opinan que demasiada felicidad también es contraproducente ya que las personas demasiado felices toman más riesgos. También están los que piensan que la longevidad no asocia con: menos trabajo, la presencia de mascotas, sentirse amado, ser más feliz o estar casado. Más bien, la longevidad está asociada con: el compromiso al trabajo, tener amigos, tener un sentido de significado de la vida y el altruismo.

Anuncios