Etiquetas

, , , ,


Quizá muchas veces te hayas encontrado con alguien que te dijo: Yo jamás haré eso, a mi no me gusta eso, yo no podría comportarme así,… Pero que un día, cuando sienten que alguien les obliga a hacerlo dejan sus valores a un lado y se comportan como siempre dijeron que nunca lo harían.

La obediencia. De eso se trata. Cuando alguien a quién adjudicamos el papel de autoridad nos obliga a hacer algo, es cuando dejamos nuestros valores a un lado y hacemos lo que nos piden.

En un famoso experimento realizado por MIlgram en 1961, quisieron comprobar la obediencia de las personas. El experimento fue el siguiente:

En un periódico famoso publicaron un anuncio en el que animaban a la gente a participar en un estudio para medir la memoria y el aprendizaje. Una vez los voluntarios llegaban al lugar del experimento, les dijeron que podrían pertenecer a dos grupos de diferentes: los que harían una serie de preguntas y los que tendrían que responderlas. Ellos no sabían que los que pertenecían al grupo de responder preguntas eran simples actores.

Una vez asignados al grupo de hacer preguntas, tenían que seguir las ordenes del experimentador y penalizar con una descarga por cada pregunta que respondieran mal. La potencia de la descarga iría aumentando en proporción a los fallos cometidos. En un momento dado, las descargas llegarían a un nivel en el que la persona no podría soportarlas. Pero la persona que hacía las preguntas, ”obligada” por el experimentador, continuaba dando descargas aún escuchando los gritos y lamentos de la otra persona. (El actor nunca recibió las descargas)

Antes de realizar este experimento los investigadores presupusieron que poca gente sería capaz de llegar al máximo voltaje en las descargas. Pero fallaron en sus suposiciones. Más de 3/4 de los participantes llegaron a dar el máximo voltaje a sus supuestos compañeros de experimento. Llegaron a la conclusión de que cualquier persona es capaz de hacer cosas malas, si sienten que están obligados por alguien de una autoridad superior.

Muchas personas, cuando están obligadas no sienten la responsabilidad de lo que hacen. Piensan que son el medio de transporte para que los deseos de otras personas se realicen y que ellos no tienen nada que ver con eso, que la culpa es la persona que les obliga y no de ellos.

http://www.youtube.com/watch?v=8rocRcUOwFw

Anuncios