Probablemente si preguntáramos a cualquier persona cuáles son las diferencias entre las generaciones actuales a las generaciones de nuestros abuelos, o incluso padres, la respuesta sería: la libertad de elección.

Ahora podemos estar conectados las 24 horas del día. Estar atentos de todas las oportunidades y no perdernos nada. Pero paradojicamente, estar más al día de todo no nos hace más felices. Cuanto más sabemos, más ansiedad sufrimos. Antes era todo mucho más sencillo, antes el helado solo era de un sabor, la televisión solo tenía un canal y en el supermercado solo vendían tres o cuatro sabores de mermelada, … Ahora todo es mucho más complicado y la gente sufre dos tipos de miedos:

FOMO= fear of missing out (el miedo a perderselo)

FOBO= fear of better oportunities (el miedo a tener mejores oportunidades)

Nos perdemos entre todas las posibilidades. No sabemos elegir. Porque la habilidad de elegir se ha convertido en algo indispensable para la vida moderna. La clave de elegir está en dejar de pensar: estoy haciendo lo mejor que podría hacer con mi tiempo? Me estaré perdiendo una fiesta mejor? quizá debería haber pedido otro sabor… Lo más seguro es que sí, te estarás perdiendo una de las mejores fiestas, quizá podrías estar en otro lugar haciendo con tu tiempo algo mejor, e incluso si hubieses elegido ese nuevo sabor, ahora estarías más contento. Pero no, no lo hiciste. La primera regla que debes aplicarte tras hacer una elección es no pensar en lo que estás perdiendo, sino en lo que ganas.

La segunda regla es saber decir que no. Si alguna opción a elegir no va de acuerdo a tus valores, saber decir que no es esencial.

Por último, cuando has elegido algo, dedícate a ello. Es tiempo para tu elección. Lo más importante es dejar el móvil. Si has decidido quedar con X persona, deja de hablar con Y. Porque al final no podemos disfrutar de nuestras elecciones.

Lo más maravilloso de esta vida es poder disfrutar de lo que uno a elegido, sin preguntarse qué estará perdiendo, sin miedo a saber que quizá haya algo mejor ahí fuera. Comprometerse con las decisiones de la vida y ser feliz.

Imagen

Anuncios