Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,


Últimamente he estado muy interesada en el tema de la medicación. Admiro a las personas que son capaces de controlar su mente en momentos difíciles. Meditar te ayuda a poner en orden tus pensamientos y centrarte en el ahora.

Quizá hayáis oído hablar del Mindfullnes, es una forma de meditar orientada hacia la concienciación, a hacernos conscientes del momento actual. Se trata de poner la atención en el ahora. En la sociedad que vivimos, con las preocupaciones que nos rondan la cabeza cada poco, tenemos una sobredosis de información que no nos deja centrarnos en el presente.  De eso se trata el MIndfulness.

Reservar unos minutos al día para meditar y centrarnos en el ahora, no solo tiene beneficios a nivel mental, sino también a nivel físico y de la salud. Recientemente se ha descubierto que las personas que suelen meditar tienen menos probabilidades de ponerse enfermos que los que no meditan, ya que los primeros tienen más anticuerpos.

Quizá te estén entrando ganas de meditar tras leer esto, y te estarás preguntando cómo hacerlo. Lo cierto es que no hay una técnica universal para meditar. Hay muchas, pero lo más sencillo para comenzar es empezar por centrarte en el momento actual. Tratar de identificar cómo te sientes ahora. Lo más importante es usar la respiración como ayuda.

Practicar Mindfulness no es llegar a  ningún lugar, se trata de estar donde estás y de saber que estás ahí.  Se consciente de uno mismo.

Muy a menudo nos absorben nuestros pensamientos y dejamos de lado las sensaciones físicas. Dejamos de prestar atención a nuestro cuerpo, pero lo cierto es que las sensaciones del cuerpo son las que dicen mucho sobre nuestras emociones y nuestro estado mental.

La meditación trata de prestar atención a nuestro cuerpo no a nuestros pensamientos.

Personalmente, una de las meditaciones que a mí más me gusta es la llamada anclaje. El anclaje se trata de entrenar cada día mentalmente nuestra mente, imaginándonos un lugar agradable, en el que nos sintamos cómodos. Poco a poco a esta visualización vamos añadiéndole sonidos, sensaciones, incluso hasta olores. Una vez que hemos entrenado esto, cuando estamos en situaciones de ansiedad o de estrés, con nuestra mente podemos transportarnos a ese lugar y la ansiedad desaparece. Se trata de muchas horas de entrenamiento, pero una vez que lo controlemos y mediante la respiración, podemos salir del circulo de la ansiedad.

Me gusta imaginarme que estoy en una playa, notar el sol en mi piel, tocar con las manos la arena y dejarla caer entre mis dedos, oír la brisa del mar , las gaviotas , el ruido de las olas contra las piedras, ese olor a sal…

No puedes impedir que los pájaros de la ansiedad sobrevuelen tu mente, pero si podres impedir que aniden en tu cabeza. Imagen

Anuncios