Hoy os voy a hablar del amor, desde un punto de vista científico.

Imagen

La personalidad juega un papel muy importante en determinar si dos personas van a atraerse como pareja, van a tener éxito y si van a ser felices.

Los factores biológicos forman la personalidad.  Muchos rasgos de personalidad como por ejemplo el neuroticismo, o la extroversión, son hereditarios. Pero a la hora de definir la personalidad, también hay que tener en cuenta las circunstancias. Las circunstancias son transitorias, pero lo biológico es estable.

Yo soy yo (genética)) y mi circunstancia, y si no la salvo a ella, no me salvo yo.

– Ortega y Gasset

Teniendo en cuenta que la relación entre dos personas está influida por la personalidad, y que la personalidad está compuesta de rasgos geneticos, estudiando la genetica podriamos determinar si dos personas van a tener una buena relación.

La psicóloga Helen Fisher llevó estas ideas al campo del amor. Realizó varios estudios sobre los tipos de personalidad y como esto influye en la persona con la que vamos a querer compartir nuestra vida.

Definió 4 grupos de personalidad teniendo como criterio el nivel de 4 neurotransmisores que cada persona poseemos.

Los neurotransmisores: testosterona, dopamina, estrogenos y serotonina forman los 4 topos de personalidad

Imagen

Tras establecer estos tipos de personalidad en el estudio de Helen Fisher descubrieron que cada tipo busca un tipo concreto de pareja:

Los exploradores tienden a juntarse con otros exploradores y los constructores con otros constructores. Mientras que los directores suelen juntarse con negociadores y los negociadores con directores.

Así descubrimos el sentido de las famosas frases:

Los polos opuestos se atraen

Los similares se atraen

Anuncios